2016/07/23

EVENTO DE FACEBOOK EN LA FIESTA DE LA B. MARGARITA MATURANA


Queridos amigos:
Este es el Blog de COMUNIDAD MATURANA, donde tienes un lugar preferente.
Vienes desde la PAGINA, con el botón CONTACTAR.

Te preguntarás qué hay que hacer.
Te he invitado porque este BLOG es un complemento de la PAGINA, y tiene bastante información sobre la B. MARGARITA MARÍA, y sobre su obra que es la FAMILIA MMB.

Es un lugar que puedes visitar poco a poco.
La columna de la derecha indica los temas y entradas del BLOG, y más cosas...

Arriba hay un conjunto de pestañas que puedes abrir, para conocer otros secretos e incluso otras Webs...
Pues bien, EN UNA PESTAÑA, al final, se encuentra un espacio: EVENTO DE FACEBOOK.

HAY UN ENLACE  >>>>ABRELO   >>>>>ENCONTRARÁS UN BUEN REGALO

Espero que lo descargues con facilidad y que te guste.
Los archivos están escogidos para ti.

Un abrazo. Carmen

FIESTA DE LA B. MARGARITA M MATURANA




TRES DIAS EN UNA FIESTA
La M. Margarita celebró su Pascua a la Vida el 23 de Julio de 1934. Este día debería ser su Fiesta.
Resulta que ese día la Iglesia a Santa Brígida, Copatrona de Europa. Por eso fijó para el 24 su Fiesta litúrgica. El día siguiente, Santiago Apostol,  es su cumpleaños. Ese año hubiera cumplido 50 años.
Por lo cual la Familia MMB tiene tres días especiales para recordar, celebrar, orar, anunciar...las maravillas que Dios hizo en esta mujer, que en poco tiempo realizó una gran obra misionera.

En FACEBOOK hemos organizado un EVENTO, que comienza en su Página:
y continúa aquí en su Blog.

ENLACE DEL Evento de la FIESTA

2016/07/01

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO- XIII. WUHÚ, CHINA


LLEGADA A WUHÚ, CHINA.  ENERO 1929. Escribe la M. Margarita M Maturana



Transcurren largas horas antes de la llegada a Wuhú. Se nos había dicho que desde Nanking la distancia es de tres horas, y echando esos cálculos, cerramos las maletas para las tres de la tarde y salimos al puente creyendo encontrarnos frente al deseado muelle de Wuhú ; pero, Nos dice el sobrecargo que no estaremos en él hasta las siete de la tarde. El frío nos obliga a volver a las cabinas, y en ellas esperaremos. Por fin, a las siete se nota ese movimiento peculiar de la tripulación cuando se acerca un puerto. iQué gritería en un gran pontón que queda frente a nuestro barco!
Salimos al puente y tropezamos con las hermanas Auxilio Urízar y Echániz, que aguardan nuestra llegada con el hermano Otaegui. Nos abrazamos con una alegría difícil de describir.

El Hermano se entiende con los maleteros, y vamos pisando con tiento para no dar un paso en falso, pues la noche es oscura y muy desconocido el terreno que pisamos. Ya están los pus-pus preparados: montamos formando una comitiva del todo oriental y entramos triunfantes en la ciudad de Wuhú, que se esconde de nosotras en una completa oscuridad.
Yo quiero ver algo de Wuhú, pero apenas si veo unas pocas tiendas mal iluminadas en las que parece se venden artículos bien variados. Me llama la atención una hilera de pollos desplumados que, brillantes cual si los hubieran barnizado, cuelgan en forma de cortina desde el techo. Las calles son retorcidas y estrechas, con una losa en el centro, que sirve de acera.

Llegamos al Seng-mou-yen, nuestra casa; ya está abierta la puerta.

NOTA- LA FUNDACIÓN DE LA MISIÓN DE WUHÚ, por la H. Mª Isabel Artadi. "Historia del Instituto"
La primera expedición misionera de Bérriz se dirige a Wuhu.
Wuhu, una ciudad en el centro de China, en la provincia de Anhuei. Centro comercial, con un puerto- importante sobre el río Azul, enlace de comunicaciones entre Shanghai y Hunan. Hasta Wuhu llegaban los barcos franceses que comerciaban con el pueblo chino.
La ciudad, un pueblo viejo chino, grande, polvoriento, de calles estrechas y orillas del río cargadas de negociantes. Sus trescientos mil habitantes en movimiento hacia una única dirección ¡el comercio!...en ese silencio activo que tan bien saben hacer los orientales.
Y no solo el comercio del arroz; toda la riqueza de la provincia de Anhuei afluía a sus diques donde se amontonaban cargamento de té, algodón, cáñamo, seda, plumas, granos, madera...el animadísimo puerto veía partir, todas las mañanas, barcazas con sus remolcadores, repletos de gente. Y en el río Azul, vaporcitos y barcos de vela cobijaban a millares de familias que nacían y vivían en el agua.

En este Wuhu, escogido por las Mercedarias de Bérriz, para estrenarse en su apostolado misionero, se dirigieron las seis monjas que rompiendo las rejas del convento, salieron de él el 19 de Setiembre de 1926: las HH Mª Begoña Dochao, Auxilio de Ma Urizar, Expectación Echániz, Josefina Bilbao,  Encarnación Vicandi y Aurora Chopitea.
Salieron de Bérriz el 19 de Setiembre y llegaron a Wuhu el 5 de Noviembre de ese mismo año de 1926.


2016/06/18

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO- CAP.12: 8-Shangay-Wuhu por el río Azul

VIAJE MISIONERO-
CAP.12: 8-Shangay-Wuhu por el río Azul



Salimos medio sordas de aquella baraúnda; montamos en auto con el P. Iruarrízaga y vamos camino de Zi-ka-wei, casa de los jesuitas. Apenas echamos a andar, nos pregunta el Padre cuándo esperamos salir para Wuhú.
—En cuanto haya barco, Padre; lo antes posible.
—Pues barco tienen ustedes hoy y mañana.
—Entonces, si hay pasajes, salimos hoy mismo.
Oído esto, para el auto delante de la agencia; le esperamos unos momentos, y vuelve con los pasajes en la mano. Alegrísimas de la oportunidad con que hemos llegado, charlamos y reímos con sus ocurrencias, y antes de pensar en ello nos encontramos ante el conocido puente que da entrada al convento de Madres Auxiliadoras. Saludamos a las MM. Provincial y Superiora, que se muestran interesadísimas por saber noticias de nuestro viaje a las islas; se lo referimos a grandes rasgos; visitamos a Jesús Sacramentado; cenamos con el P. Iruarrízaga, y... de nuevo al auto que ha de conducirnos a otro muelle y a otro barco desconocido.
Es el "Suiwo", de la "Indo-China Steam Navigation C°". Nos despedimos después de inspeccionar la cabina, que es bastante buena, y el modesto saloncito que hace oficios de comedor, fumador y salón de señoras. El pasaje se reduce a cinco jóvenes chinos que parecen estudiantes; una jovencita alemana que viaja sola y dos matrimonios americanos que, a juzgar por las trazas, son pastores protestantes, con sus respectivas pastoras y pastorcitos. No entablamos conversación con ellos; con la joven alemana, sí.
ENERO 8 (martes). —El frío nos obliga a quedarnos en la cabina, impidiéndonos gozar del bonito paisaje con que se adorna el río Azul en sus dos riberas. Desde la ventanilla del camarote, vemos algo, a ratos. Las orillas de este gran río piérdanse muchas veces de vista, dando la sensación de que nos hallamos en alta mar. Las aguas, de un color cenagoso, tienen más flujo y reflujo de lo que yo me hubiera imaginado.
Durante todo el día no se ha visto en lontananza más que una montaña; la costa, bajita y con bastantes árboles, una línea grisácea perdida a trechos entre la niebla.
ENERO 9 (miércoles). —Para las nueve y media llegamos a Nanking, que es una bonita población de aspecto europeo, con grandes fábricas que denotan la importancia de su industria, y mucho movimiento de barcos chinos, japoneses, franceses e ingleses. Aquí fueron los grandes desastres del año pasado contra los extranjeros.

No hay espera, no hay descanso, si hay barco hoy mismo...Esta es la M. Margarita, decidida, en marcha hacia lo que hay que hacer sin disculpas...y comienza su entrada en China por el río Azul. Las hermanas la esperan ya.

2016/06/11

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO- CAP. XII,7- TOKYO- SANGHAI

XII, 7- TOKYO- SHANGHAI




El 4, viernes, nuevas despedidas: dejamos a las Hermanas de Tokyo para tomar el tren que ha de llevarnos hasta Kobe.

Pasamos por Kyoto, la ciudad sagrada, sin poderla saludar por estar, aún dormida en las sombras de la noche. Apenas divisamos por entre los empañados cristales algunos tejados típicos blanqueados por la fuerte helada nocturna.

Osaka, la gran urbe de dos millones de habitantes, empieza a desperezarse a nuestro paso acariciada por los primeros rayos del sol. Altísimas montañas cubiertas de nieve, pinares, fábricas' enormes, extensos arrozales y multitud de edificios japoneses y europeos pasan delante de nosotros en vertiginosa carrera, sin darnos tiempo a parar la atención en ningún detalle.
En un taxis vamos al muelle, donde está fondeado el "Nagasaki-Maru”; es un buen correo de seis a ocho mil toneladas que hace el recorrido de Kobe a Shanghai en cuarenta y ocho horas. Es de la misma compañía "Nippon Yusen Kaisha" que nos ha llevado a las islas. No admiten más pasajeros que de primera y tercera clase; por eso vamos en primera, con unos diez caballeros y señoras americanos y otros tantos japoneses y chinos.

La mar nos recibe con calma; pero, apenas salimos de Nagasaki, se revuelve furiosa y zarandea al barco sin compasión.
Lola y yo bajamos al comedor tan serenas como siempre. Está casi desierto; somos las únicas que hemos bajado, no sólo entre las señoras, sino aun entre todos los pasajeros. La noche., muy intranquila. Amanece con tendencia a mejorar el tiempo, y entramos en Shanghai con una mar muy mansa y un sol espléndido.

Nos obligan a abrir el baúl, y sospechan de dos cajas de latón bastante grandes que en él llevamos ; están repletas de estampas, rosarios y medallas... No miran más.
También les cuesta dejar pasar el aparato de filmar que yo llevo.

La M. Margarita sigue con su diario de viaje. Ella que entró en el Monasterio de Bérriz para ser monja de clausura, se está recorriendo el Mundo. Ahora, después de visitar a la misión de Micronesia, pasa de nuevo por Japón para ir a la primera misión, la de China.
Para eso, viaje y viaje en los medios del año 1929. Ella no se queja nunca y mira todo con ojos nuevos.







2016/05/18

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO- 12,6: YOKOHAMA- TOKYO


12,6-VIAJE YOKOHAMA- TOKYO

Hacia las tres de la tarde del 27 avistamos el hermoso puerto de Yokohama; sube la policía y el cuerpo de Sanidad ; éste nos mira y pasa de largo ; los policías, en cambio, celebran toda una interviú conmigo. Hablan inglés, y quieren saberlo todo : cuánto tiempo hemos estado en Saipán ; en qué barco fuimos; el tiempo pasado en Ponapé ; si estuvimos en Tokyo y cuánto tiempo ; de qué puerto de Europa salimos... en fin, un interrogatorio cormo si hubieran de entablarnos proceso judicial.

Salimos de Saipán con 29° y llegamos a Yokohama a 4° bajo cero. El viaje, en tren, contándonos mutuamente todo lo sucedido en estos meses de ausencia...,

En los breves días de descanso pasados en Tokyo, vemos nuestra casa en construcción, que está muy adelantada: me dicen que la terminarán ciertamente para el 15 de enero y estará habitable para el 30. En vista de que por lo menos en un mes entero no podremos celebrar la inauguración, determino marchar a Wuhú, China, saliendo de aquí el 4 de enero.

Olvidaba decir que el 29 de diciembre visitamos al Sr. Ministro de España, D. Pedro Quartín y del Saz Caballero; y al Consejero de la Legación de España, Sr. Dupuy de Lôme.

El 1.° de enero tengo el gusto de conocer al P. Candau, de las Misiones Extranjeras, vasco-francés, que entiende y habla el español. Me habla del gusto con que ve nuestra fundación, asegurándome que hacía falta en Tokyo un carácter como el nuestro: sencillo, comunicativo y franco. Añade que puedo estar tranquila por lo que toca a esta fundación, que marchará bien y ellos la ayudarán en lo posible. Quedo movida a dar gracias al Señor, que así suscita voluntades en favor nuestro: a Él las gracias.

El 4, viernes, nuevas despedidas: dejamos a las Hermanas de Tokio para tomar el tren que ha de llevarnos hasta Kobe.
Encontramos de nuevo a la M. Margarita viajera, organizadora, sociable...para eso ha emprendido este largo viaje. Recibe con gratitud el aprecio de nuestro carácter español "sencillo, comunicativo y franco", y la ayuda a la fundación, gratitud que expresa con estas palabras: "Quedo movida a dar gracias al Señor, que así suscita voluntades en favor nuestro: a Él las gracias". Es así como vive los acontecimientos" Que ella nos ayude a vivirlos de esta forma.

2016/04/08

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO- Capítulo 12, 5: Adios a Saipán



     Viaje XII- CAMINO DE VUELTA: 5-Adios a Saipán


A las tres y media de la tarde vamos al puerto que aquí llaman del Nambo, acompañadas de mis queridas Hermanas de Saipán y todas las alumnas mayores del Colegio. Acertamos a llegar a la misma hora en que una banda de músicos japoneses viene a despedir con mucho ruido y mucho banzai a unos reservistas que embarcan para el Japón.

La despedida procuramos hacerla breve...; las Hermanas y yo tratamos de disfrazar con una sonrisa la pena que a todas nos, embarga. i Adiós,—les digo—, les dejo a Jesús por sostén y consuelo ! i Por El y con El es pequeño todo sacrificio!

Se aleja velozmente el motorcito que nos conduce al barco; suenan con estrépito los instrumentos de la charanga nipona, y mientras tremolan dos grandes banderas y lanzan al aire, secos y breves, los tres banzai de rúbrica, nuestros ojos están clavados en dos puntos de la costa en los que van haciéndose pequeños, muy pequeños, unos bultos blancos que agitan sus pañuelos incesantemente...

En el puente de primera nos sorprende ver la figura de -un caballero, alto, muy elegante, que parece europeo desde los pies a la cabeza. Nos lo presenta el Sr. Sablán : es un comerciante en grande escala, holandés, que viene de Menado (Islas Célebes), donde debe de tener grandes posesiones. Habla muy bien el alemán, inglés y francés, y gracias a este último nos prometemos amenizar la monotonía del viaje.    

El 24, nuestra Navidad, pasa del todo desapercibida en el barco. El 25, después del almuerzo, reparamos que todos los boy andan afanosos engalanando el comedor a la manera japonesa, con banderas de diversas naciones, guirnaldas y faroles. "¿Qué pasa?", preguntamos a Míster Bauvis. "Pues que en atención a nosotros organiza el capitán un banquete' para esta tarde. Dice el "Purser" que han hecho una tarta rematada por un molino holandés, en mi obsequio"... Nos conmueve este rasgó de delicadeza inesperado.

Por la noche pierde el mar su calma y continúa bastante agitada hasta el mediodía del 26. Se nos ocurre preguntar al amable oficial que llaman "Purser" qué profundidad aproximada calcula que habrá en el sitio que surcamos: sale a consultar no sé qué aparato que sirve al efecto, y vuelve diciendo que nos acercamos a los cinco mil metros.

El frío desde hoy es intenso y aumenta a medida que el barco se acerca a Yokohama.

Hablo largo y tendido con el señor holandés; me atrevo a preguntarle si es católico, y, con gran pena mía, le oigo decir que no. Es protestante, pero aprecia mucho la religión católica, a la que  pertenece su madre y muchos amigos suyos. Le invito a estudiarla seriamente, y creo que lo hará: es un hombre amigo de la verdad y merecedor de hallarla. Le regalo el Kempis en francés, el que yo he usado toda mi vida.
De que forma tan sencilla ha descrito la M. Margarita una despedida de las Hermanas que quedan en Saipán, y por ellas de toda la misión de Micronesia: "las Hermanas y yo tratamos de disfrazar con una sonrisa la pena que a todas nos, embarga. Les dejo a Jesús por sostén y consuelo ! i Por El y con El es pequeño todo sacrificio!" Esto es ser una gran misionera.
Y luego viene el viaje, haciendo amistades y regalando su libro de espiritualidad "Kempis" que ha usado toda la vida, con toda generosidad, por si le ayuda a conocer a Cristo...Esta es la M. Margarita. Lean la frase de la imagen sobre la Misión el las Islas Marianas y Carolinas.


2016/02/27

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO. CAP XII- CAMINO DE VUELTA: 4-DESPEDIDAS EN SAIPAN


4- DESPEDIDAS EN SAIPAN

Grupo de pequeños del Colegio de Saipán cantando el Himno antes de entrar a su clase. (foto actual)

A las seis de la mañana viene el P. Pons a celebrar la Santa Misa, a la que asistimos muy conmovidas la Comunidad de Saipán, la h. María Loreto, Lola y yo. Es la Misa de Santo Tomás apóstol, que tiene una liturgia devotísima y enteramente apropiada a nuestra gran fiesta. Comienza el Introito diciendo: "Nimis honorificati sunt amici tui, Deus..." Y es verdad; demasiado nos honra el Señor a nosotros, sus amigos, queriendo establecer su morada dentro de la nuestra...
Terminado el último Evangelio, se vuelve el celebrante y, todo conmovido, nos dice que no puede resistir al deseo de dirigirnos unas palabras que acaban de inspirarle la liturgia y las conmovedoras circunstancias del acto. Y, en efecto, va glosando el Introito con suma delicadeza, aludiendo después a la reprensión de Nuestro Señor Jesucristo al santo Apóstol... "Porque me viste, Tomás, has creído ; bienaventurados los que sin verme creyeron". Hace después resaltar la oportunidad con que Jesús quiere hacer compañía a las misioneras, el mismo día en que yo debo ausentarme. No poco me conmueve a mí este pensamiento, llenándome de gratitud...

Durante todo el día recibo visitas de despedida. Esta buena gente, tan sencilla y cariñosa; quiere testimoniarme lo mucho que me ama ; y, además de molestarse en venir, traen los regalos que pueden, llenándonos la casa de frutas y otros comestibles.

Me ha caído muy en gracia el presente de los consejeros: cada uno ha traído, ataditos en el pañuelo, tres o cuatro huevos frescos para que los coma yo en el viaje... El Sr. Pangelinan me ha echado un discurso por todo lo alto: lo traía muy bien preparado, pero a veces se atascaba.
Después de terminar uno de sus más brillantes períodos, ha echado por caminos llanos diciéndome que si encuentro en España santos de hijos desobedientes que se los mande y me agradecerá mucho. Trabajo me ha costado caer en la cuenta de que quería láminas representando la muerte del justo y la del pecador, para con ellas enseñar gráficamente a sus hijos el fin que aguarda a los buenos y a los malos.
Relato lleno de afecto de la M. Margarita, a las hermanas que se quedan a una distancia enorme de Bérriz, "a la buena gente, tan sencilla y generosa" del pueblo, a los Consejeros con sus palabras, regalos y peticiones...y en el corazón las palabras de Jesús: "bienaventurados los que sin verme creyeron"







2016/01/31

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO-12,3: COLEGIO DE SAIPÁN




Viaje Capítulo XII- CAMINO DE VUELTA: 3-APERTURA DEL COLEGIO DE SAIPÁN

Para las nueve de la mañana ya están los alrededores del Colegio llenos de gente; son las alumnas que vienen con sus mamás, tías, hermanas y demás personas de su familia. Se les ordena en filas, no sin trabajo, y van ocupando el fondo de la clase las parvulitas, mientras las mayores se sientan en los pupitres y bancos.

Comienza el acto con la invocación del Espíritu Santo y un canto a la Santísima Virgen cantado por las mismas alumnas. Luego, la consagración a Nuestra Madre, leída en alta voz por el P. y repetida por los asistentes, después de lo cual el P. de la Fuente se dirige al pueblo y, en chamorro, le exhorta a bendecir a Dios por el beneficio que hoy le hace de tener un Colegio dirigido por religiosas para la educación de sus hijas. Se canta luego el himno Mercedario; y se marchan los Padres.

Comienza la tarea de repasar listas y examinar a las niñas en la lectura y escritura, a fin de hacer la división de secciones. Hay trabajo para todo el día.

Esta misma noche se, recibe la noticia de que el 20 (mañana) llega de Yap el barco, y el 21 sale para Yokohama. Con esto determinamos preparar todo lo necesario para la celebración de la primera Misa en la capillita del Colegio. ¡Qué prisas, qué afanes y qué entusiasmo tan fervoroso!

Ha quedado un oratorio que parece un estuche; limpio, sencillísimo... El gótico altar, con sus afiladas torrecillas, no tiene más adorno que el trabajo delicadísimo de sus bajorrelieves representando alegorías eucarísticas; seis macizos candelabros y el crucifijo a juego, colocado sobre el sagrario; sobre éste, e incrustado en la pared, el nicho recubierto de damasco azul y encerrando en él a la Inmaculada. Esta noche dormimos poco; el ansia de que Jesús llegase como Rey a posesionarse de su humilde trono, ahuyenta el sueño.
La M. Margarita, tiene la alegría de inaugurar en su primer viaje el Colegio de Saipán. Con que detalle cuenta el trabajo de preparación: "¡Qué prisas, qué afanes y qué entusiasmo tan fervoroso!" Ahora ya puede viajar, sabiendo que las hermanas van a continuar su obra, en aquellas lejanías, pero con el cariño de los nativos, y con la oración de Bérriz


2016/01/18

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO: XII,2- AGRADECIMIENTOS EN SAIPÁN


XII,2- AGRADECIMIENTOS EN SAIPÁN




El 19 de diciembre, miércoles, se abre el Colegio para las alumnas que han ido matriculándose y que hasta ahora no sé admitían por falta de local.
Momentos antes recibo la visita de los consejeros del pueblo: son ancianos venerables, que ayudan al misionero .en sus funciones con la experiencia que tienen del carácter del pueblo en general y de las necesidades morales y materiales de cada individuo.

Vienen llamados por mí; quiero agradecerles lo mucho que han cooperado a levantar el nuestro Colegio, y por eso, además de los consejeros, vienen dos jefes carolinos y algunos chamorros de los que más parte han tomado en la obra.

Llegan vestidos de punta en blanco, incluso los carolinos, y después de admirar el precioso altar comprado en los talleres de Zika, wei, pasan al recibidor y se sientan alrededor de la mesa. Yo ocupo la cabecera y tengo a la H. María Loreto a mi derecha.

Yo les digo el deseo que tenía de conocerlos personalmente, y les doy las gracias por los buenos servicios que han prestado a la Misión, añadiendo que en la casa de Bérriz haré conocer sus nombres para que las religiosas los encomienden en sus oraciones. Me los dan muy ufanos; helos aquí:
Francisco de León Guerrero, José de los Reyes, Luis Tenorio, Ignacio Lairipi, Antonio Angaile, Mariano Pangelinan, Manuel Pangelinan, Vidal Arriola, Domingo Blanco y Vidal Camacho.
Hablan de España, del amor que le tienen y lo mucho que se precian de conservar las antiguas costumbres implantadas por los españoles. Cuentan luego cómo procuraron conservar la fe y la piedad religiosa cuando quedaron sin los misioneros alemanes. Mañana y tarde, a la hora de la Misa y del rosario, se congregaba el pueblo a toque de campana en la iglesia y rezaban las oraciones acostumbradas. A las otras islas llegaron pastores protestantes; a Saipán no entraron… Les despido rogándoles vuelvan a las diez, que será la apertura del Colegio, y deseo que asistan a ella en representación del pueblo.

Es extraordinaria la relación que se establece entre las hermanas y el pueblo de Saipán que no sabe cómo agradecer a la M. Margarita su presencia y la misión de las hermanas en la educación de las niñas y en la posibilidad de mantener y crecer en la fe que han mantenido desde los primeros evangelizadores españoles. Damos gracias a Dios por esta llamada a Berriz de este pueblo tan lejano, perdido entre el cielo y el mar...


2016/01/08

VIAJE MISIONERO ALREDEDOR DEL MUNDO: CAPÍTULO XII, 1- CAMINO DE VUELTA, SAIPÁN



DICIEMBRE 6 (jueves). — Llegamos a Saipán después de muy buen viaje.
Nos ocupamos en ordenar las listas de las alumnas matriculadas y resolver la difícil cuestión del derecho que tienen los japoneses a obligar a los nativos a asistir a las escuelas del Gobierno desde los ocho a los once años de edad. Para evitar conflictos, me voy a visitar al Sr. Gobernador, con un chamorro muy instruido, llamado Sablan, por intérprete.
El Gobernador nos recibe amablemente; le digo mis deseos de saludarle antes de dejar la isla, y después de varios preámbulos, tocamos, como al descuido, el punto capital del Colegio. Dice que el edificio actual de la escuela japonesa es insuficiente y que mientras se levanta uno nuevo, mirará con gusto asistan a la nuestra las niñas que por su edad debían ir a la de ellos. Además, para la admisión en la escuela japonesa, se mide con mucho rigor antropométrico a los niños, excluyendo a todos los que no están bien formados, y el Gobernador me pide, como favor, que las admitamos nosotras. Salimos contentas.

Los días siguientes continuamos ocupándonos de la distribución que ha de seguirse en las clases y trazamos algunos programas de labores, etc. 
Yo escribo cartas para echarlas a nuestra llegada al Japón. 

Visitamos también a personas bienhechoras del Colegio; al abuelo de Úrsula, que tiene a su mujer enferma, una anciana consumida por los años y las dolencias, que yace en una cama y que, al oírme hablar del cielo, se ríe dulcemente.
Vemos también al alcalde, Sr. Reyes, enfermo de parálisis hace cuatro años. Es carolino, de sangre española, muy favorecedor de la religión y de nuestro Colegio. Al entrar en la habitación, se notaba falta de oxígeno y un calor insoportable; es que no había una sola ventana, y esto, en Saipán, es como para morir de asfixia.
Además, el cuarto, convertido en oratorio, tenía encendidas más de doce velas, alumbrando una pintoresca gruta de Belén y multitud de cuadros de santos y santas, entre los cuales descollaba San Isidro en sitio de preferencia. El enfermo, tendido en el lecho, apenas puede moverse, pero se lee en sus ojos cuánto agradece nuestra visita. Lleva la enfermedad con gran resignación y comulga todos los viernes del mes.

La M. Margarita María va a dejar las Islas, y se detiene en Saipán para inaugurar el Colegio y dejarlo funcionando. En poco tiempo las Hermanas y los amigos han avanzado bastante en su preparación. En el relato se la ve tal cual es: Atenta, organizadora, cercana a las personas de toda condición, compasiva...y podríamos seguir...seguiremos acompañándola en su viaje.