2013/06/30

Viaje misionero alrededor del Mundo:7- JAPÓN 3: VISITAS



El 28 de septiembre empezamos a pensar en que nos convendría ver algunas casitas para empezar la fundación, si el Sr. Arzobispo nos da su licencia.

Hoy salimos a visitar al  P. Rector de la Universidad. Las calles están engalanadas con banderas nacionales, y es la causa que hoy celebra sus bodas el presunto heredero del trono, Chichibú, hermano del actual Emperador. Como éste, hasta la fecha, no tiene descendencia masculina, corresponde el trono a su hermano. Bien es verdad que el Emperador es muy joven y aún puede esperarse que Dios le dé hijos varones.

Nos recibe el P. Rector, que habla lenta pero muy correctamente el francés. Se habla de cosas interesantes; de la próxima coronación del Emperador, de las fiestas que se harán en su honor, etc.
Los católicos se ven comprometidos en estos casos, porque los asistentes a estas fiestas deben rendir al Emperador culto como a un dios. Por eso no asisten a ellas, y ya se van dando cuenta en la corte de que no es un desacato al monarca, sino una incompatibilidad entre la religión de los católicos y las ceremonias idolátricas que ellos acostumbran. Así lo dijo en pleno Congreso el decano del Cuerpo diplomático, protestante, que en esta ocasión salió a favor de los católicos.
 Tratamos también algo del idioma japonés, que tanta analogía tiene con el euskera, y dicen que no se trata de una simple semejanza, sino de una verdadera relación de origen, y añadió que los vascos son los que con más facilidad y mejor acento aprenden el lenguaje nipón.

Cuando se despidió el P. Rector, entró el amable Ilustrísimo Sr. Rego y, como siempre, nos habló un rato de Dios N. S., de su Providencia y de las admirables trazas con que gobierna el mundo y a cada individuo en particular. De allí fuimos al jardín que es un verdadero bosque lleno de frondosos árboles; en medio de un paseo hay un pozo de agua fresquísima, que todas probamos.
Vimos también en uno de los extremos del jardín un pequeño chalet que sirvió hace años de centro donde el-Sr. Yamamoto reunía a los jóvenes estudiantes, amigos suyos, que querían instruirse en la religión. Sentí gran emoción al verlo: con gusto hubiera visitado su interior y besado sus paredes, testigos del celo del apóstol católico, que aún vive, y del fervor de sus convertidos.

2013/06/14

Mensaje de MM Maturana: MUERTE Y CIELO





Su hermana Lola y Cecilio su esposo le cuentan a Margarita la muerte de su madre con todo detalle. Al final la trasladarán a Derio al panteón familiar donde está el padre y dos hermanos: Felicia y Vicenta. 
Margarita, de clausura, no ha podido estar en estos acontecimientos familiares. Aunque dice que su corazón llora, casi se olvida de ella para volar a Suipacha, Argentina, donde su gemela Leonor está todavía más lejos.
Su fe es grande, nos encontraremos en el cielo, donde todo lo que aquí vemos en figura, será relidad plena.

2013/06/09

Viaje misionero alrededor del mundo 7-JAPÓN 2




 SEPTIEMBRE 24 (lunes) 1929. —

El gran día. La Virgen de la Merced en Japón. Mi emoción durante la Santa Misa, es inexplicable. Miro reunidas a los pies de la Virgen, por una providencia especialísima, a hermanas de Wuhú, Saipán, Ponapé y Bérriz; Ella es Madre de todas estas misiones... ¿Nos habrá reunido nuestra Madre para, de cada Casa, coger algún miembro y con ellos fundar otra en el Japón?... iCon qué gran deseo se lo pido!... Algo quiere Ella de este día, de esta reunión verdaderamente inesperada.
Yo pido a Jesús y a María que se acuerden de aquellos primeros Padres nuestros, redentores heroicos que tenían en nada sus vidas por salvar las almas de sus hermanos, y que, por los méritos de ellos, nos hagan a nosotras  la merced de extender nuestro celo por todo el mundo.

Por la tarde nos llevan las Madres a un gran salón para presenciar el ensayo de un festival que sus alumnas preparan para las fiestas de la coronación del Emperador
Es una especie de gimnasia con canto; la hacen con mu­cha gracia, y como es un grupo de doscientas alumnas y tienen, para sus variados pasos, banderas de distintos colores, hace un efecto lindísimo.
 Este número va a ser obligatorio para escuelas y colegios, y uno de estos días en no sé qué parque, va a haber un gran ensayo general al que acudirán unas vein­tiocho mil niñas.


El 26 fuimos a ver lo que aquí llaman "La Maravilla de Oriente", que son unos grandes almacenes encerrados en un magnífico edificio de seis enormes pisos.
Realmente es una verdadera maravilla: la entrada, grandiosa, con vitrinas de más de tres y cuatro metros de alto, en las que exponen preciosos kimonos con sus obis de incalcu­lable valor. Esta entrada es un atrio de proporciones gigantescas y desde ella se ve, en forma de galerías, la construcción de to­dos los pisos.
En el momento en que visitamos nosotras la casa, calculo que habría más de dos mil personas entrando, saliendo y recorriéndolo todo sin comprar nada, por supuesto. Allí se pasa días enteros mucha gente; lo grande es que toda esa multitud va en silencio curioseándolo todo, pero sin hablar con nadie.
Acordábame yo de lo que dice Santa Teresa en su Vida relatando la visita que hizo a no sé qué duquesa, donde la enseñaron tantas curiosidades a la vez, que de ninguna podía hacer memoria. Lo mismo me sucedió a mí. El orden, y la limpieza son extremados.

La Virgen de la Merced en Japón y sus deseos de fundar una comunidad en este país son el centro de este relato en el que también admira las fiestas de las niñas y unos grandes almacenes, que en el año 1929 son "La Maravilla del Oriente"...(continuará)