2014/03/30

Viaje misionero alrededor del Mundo: 9.5- De Saipán a Truk (Chuuk)




1929-NOVIEMBRE 5 (lunes). —
El.Sr. Gobernador de la isla ofrece su gasolino, y es un deber de cortesía el aceptarlo al punto; por eso nos despedimos brevemente, y casi es mejor, porque se sufre menos.
Yo dejo a las hermanas con un hasta luego, consolador para ellas y sobre todo para mí. A eso de las tres de la tarde echamos a andar bajo un cielo sereno y sobre la mar tranquila; Con muy buena mar fuimos de Saipán a Truk en tres días escasos.

NOVIEMBRE 8 (jueves). —En cuanto nos levantamos, se ve tierra: islitas microscópicas correspondientes al archipiélago de Truk adornan esta parte del Pacífico.
Todas ellas son de mucha vegetación, sin playa de arena ni partes rocosas. Los cocoteros, los arbustos, parece que arraigan en el mismo mar; es curiosísimo y causa verdadera admiración ver festoneada la costa de las islas de verde ondulado, que desde lejos se asemeja mucho al musgo y hace el efecto de estar recién arreglado por manos de un experto jardinero. Visto de cerca, es un arbusto ancho que crece en el mar y enseña sus troncos a flor de agua; creo que los naturales le llaman chía.

Según nos vamos acercando a Toloas nos llama la atención un reflejo momentáneo, muchas veces repetido, que vemos en varios puntos de la costa. Son señales que los indios hacen a amigas suyos que vienen en el barco y significan saludos de bienvenida y aun noticias que se dan con signos convencionales. También los cristianos de la misión hacen las suyas alSr. Obispo.

La mañana se presenta espléndida. La bahía natural que forma la isla es parecida a la de las islas Bonín; el mar se transforma en un lago apacible y al anclar el barco, va llenándose la bahía de barcos de vela, no grandes, azules y blancos, con sus velas bien hinchadas, que rodean al "Yawata" cual si fueran gaviotas.

Uno viene muy de prisa; es el "María", el barco de la Misión, que quiere llevarse al Ilmo. Sr. Obispo, Padre tierno de los indios, y de ellos muy amado también. Se acerca mucho al "Yawata"; los tripulantes, que han visto en el puente a Su Ilustrísima, van a saludarle desde su embarcación con el "Iñeiti Iesus Christus" (Alabado sea Jesucristo).
Lo hacen todos a un tiempo, quitándose los sombreros y levantándolos en alto con un cariño y una veneración sin igual. Al mismo tiempo izan la bandera pontificia, resultando una escena de lo más conmovedora.

Para ir a Ponapé hay que pasar por las Islas de Truk, hoy Chuuk. Esta vez  el viaje ha sido apacible y de gran belleza. Un poco más tarde la M. Margarita fundará una misión también en ellas.

2014/03/14

Viaje misionero alrededor del Mundo: 9.4-EL DOMINGO EN SAIPÁN



9.4 El domingo en Saipán

M.Margarita, Lola, M. Rego, P. Fáber, HH de Saipán y Ponapé con todo el pueblo. 

1929 NOVIEMBRE 4 (domingo). —Salimos de casa para ir a misa de seis. No podrán figurarse en España la animación religiosa que hay aquí los días de fiesta. Mucho antes de la hora, los alrededores de la iglesia están llenos de gente que sostienen conversación en animados grupos. Los hombres chamorros visten de blanco con sombrero redondo de paja; las mujeres y las niñas visten el traje típico chamorro, que es graciosísimo, sobre todo en las pequeñinas.


Entre ellas y sus mamás no hay más diferencia que su tamaño; el traje es exactamente el mismo: una especie de camiseta blanca con ancho bordado y de mucho escote; por los hombros, una brida bordada también, y los brazos descubiertos. Sobre esta camiseta viene el traje de gasa color crema; una gasa muy transparente y como si fuera almidonada, que forma en lo alto del brazo un gran bullón que antiguamente se decía manga de farol.

La falda de seda blanca o de tela rameada, con muy chillones colores, se la colocan muy alta, debajo del pecho, y les llega hasta los pies en corma sesgada. Por detrás tiene forma de cola, aunque ordinariamente la llevan prendida a un costado. Es de lo más curioso ver a las pequeñuelas con estos trajes con su faldita hasta el suelo y la cola recogida hacia el muslo. Además, si les ha crecido el pelo, se lo peinan bien tirante y lo recogen en un moñito en lo alto de la cabeza.
Son muy aficionados a colores vistosos, azul, rosa, etc., y por eso, la entrada y salida de la iglesia con aquel conjunto abigarrado de tonos y aquel sol espléndido, es un cuadro precioso; un derroche de luz y de vida que embriaga y sugestiona y hace simpático aquel pueblo del todo cristiano en el que Dios ha derramado con mano pródiga las más bellas galas de la naturaleza.

¿Y la Misa?... ¡Qué escalofrío sentí en todo el cuerpo cuando aquellas voces frescas, viriles, potentes, comenzaron sus hermosos cánticos! Casi todos ellos se reducen a unas cuantas profesiones de fe. Comienzan diciendo que son y serán siempre católicos hasta morir. Es un coro precioso, a una sola voz; pero después lo van ellos armonizando con ese instinto músico exclusivo de estas islas, a dos, tres y hasta cuatro voces...
Y la iglesia, capaz para más de seiscientas personas, completamente llena, retumba con el estruendo de las voces, parecido al estrépito de las olas del mar que los rodea y envuelve. Cantan en chamorro, porque todos los asistentes son chamorros, pero se entiende fácilmente lo que dicen: prosiguen afirmando que serán obedientes al Papa, y lo repiten una y otra vez. Últimamente, alaban la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen y ofrecen defenderla hasta morir. ¿No es esto altamente tierno y conmovedor?...

Del fondo del Sagrario se me figuraba ver a Jesús, gozándose en el fervor candoroso de estas benditas gentes que le aman de veras y no se cansan de alabarle horas y más horas. La Comunión fue nutridísima. A las nueve asistimos a la Misa de los carolinos, que estaban de lo más elegantes, bien vestidos y calzados. 

Aprovechando la estancia del Sr. Obispo, le invitamos para bendecir la casa. La bendijo con toda solemnidad, y al llegar a la capilla, sentado junto a la imagen de Nuestra Santísima Madre, nos dirigió una plática preciosa sobre la vida misionera, aludiendo a aquello que el Salmista dice repetidas veces : Laetentur insulae multae.

Poco que añadir a esta bella descripción del pueblo de Saipán. Las Hermanas llevan ya un tiempo y se les ve completamente integradas en la vida del Pueblo. Margarita les admira y goza con todo. El Sr. Obispo, también está encantado, repitiendo "Se alegrarán las Islas", pues para la Biblia es el confín de la Tierra...