2013/04/25

LIBRES PARA LIBERAR

BÉRRIZ, CONVENTO DE LA VERA CRUZ

En mayo celebramos dos fiestas mercedarias
el dia 6- San Pedro Nolasco, (1180-1249),  fundador de la Orden de la Merced en 1218
el día 30- La aprobación del Instituto de Mercedarias Misioneras de Bérriz en 1930
Para prepararnos publicamos el vídeo hecho por las MMB de México sobre nuestra historia y carisma.
Clic en:  LIBRES PARA LIBERAR

2013/04/22

Viaje misionero alrededor del Mundo: 7- JAPÓN



Bienvenidas a Tokyo

Septiembre 23, 1929


Llegamos a Tokyo a las cinco y media de la tarde del 23 de setiembre, víspera de la gran fiesta de la Merced; la magnífica estación, repleta de viajeros, y en tres autos fuimos a la casa de las Damas de Saint Maur.


Es la hora de la bendición del Santísimo y nos recibe una japonesita, con el ritual japonés de inclinaciones y reverencias profundas. Allí esperamos la llegada del Vicario Apostólico de las Islas, ilustrísimo señor Rego, que providencialmente se encuentra en el Japón.

Es un señor venerable, de larga barba muy nevada, que habla siempre de Dios con mucha unción y se le conoce que tiene una confianza sin límites en su amorosa Providencia. Se muestra muy contento de la fundación de Ponapé; cree que las hermanas recogerán allí frutos abundantes, y dice que debiéramos establecer una Casa en Tokyo... Precisamente yo no pienso en otra cosa. 

Me parece que el Señor quiere que fundemos aquí, que trabajemos mucho por los japoneses y que si lo hacemos, el tiempo se encargará de demostrar que éstos eran los planes de Dios. Además, una casa en Tokyo sería la salvación de las misioneras de las Islas, porque vendrían a descansar aquí los meses de más calor, y harían todas reunidas los Santos Ejercicios, etc. Lo veo necesario: Jesús, cuya es esta obra, la llevará adelante.

Las Damas nos ofrecen el coro para que toda la fiesta de mañana esté a nuestro cargo. Ensayamos la Misa de Angelis, el himno de la Orden y algunos motetes.

2013/04/15

Mensaje MM Maturana: JESUCRISTO 2





 Es la continuación del mensaje anterior. El misterio de la Redención se le abre a Margarita como la verdad que da sentido a su vida y que le da un gozo nuevo. 
La Redención no es sólo hacer salir del mal, perdonar...es darnos su vida, la vida de hijos adoptivos, de hijos como El, movidos por su Espíritu, por eso decimos a Dios PADRE-

El misterio de Dios es nuestro misterio...y cuando se desvela, ¿Cómo no desear que toda la humanidad lo conozca y tenga esta verdad, este gozo nuevo de ser en Jesús hijos amados del Padre y por lo tanto hermanos y hermanas que viven en este amor?
Por eso Margarita transforma todo para ser misionera, y nos invita a descubrir nuestro misterio y a comunicarlo, siendo testigos de este AMOR.

Margarita María, concédenos esta gracia que tú tuviste, la necesitamos, nuestro mundo la necesita, para vivir lo que somos y no andar a la deriva...

2013/04/12

Mensaje MM Maturana: JESUCRISTO


En estos días de Pascua viene bien el leer estas palabras de la Beata Margarita en las que nos descubre lo que es JESUCRISTO para ella. Está centrada en El, tanto que se siente absorbida o atraida y llena de gozo.
Y hay un misterio que se le desvela e ilumina: El misterio de la Redención, a nivel personal y a nivel de la Iglesia. Jesús nos ha redimido, Jesús nos ha salvado. El es el Señor, JESUCRISTO. ¡ALELUYA, ALELUYA!

2013/04/05

Viaje misionero alrededor del Mundo: 6- YOKOHAMA, JAPÓN




YOKOHAMA

23 SEPTIEMBRE DE 1928

El domingo 23, llegamos a Yokohama. Desde la víspera venían a despedirnos algunos camareros pidiéndonos medallas para sus familias. Cuando se las distribuía, me daban razón de los hijos que tenían; que su mujer era muy buena, que el niño pequeño pesaba ya 12 kilos, que los veríamos en Marsella... Casi todos tienen su familia allí. Unos me enseñaban el retrato de la mujer y de los niños; otros me traían la última carta que de ellos habían recibido, y ninguno dejaba de decirme cuándo había hecho o iba a hacer su niño la Primera Comunión. Para mí fue un rato bueno; me enternecían aquellos hombres de mar, rudos por una parte y sensibles por otra, con un corazón honrado y bueno, pero olvidados quizás de Dios Nuestro Señor... Prometí encomendarles en mis oraciones y me despedí de ellos con pena...


El hermoso puerto de Yokohama está, a la vista ; antes de llegar a él percibimos en medio del mar una especie de fortaleza destruida por las sacudidas del terremoto de 1922. Ya llegamos al muelle. No hay en él mucha gente y esperan al barco con la misma calma e igual silencio que en Kobe. Entre el grupo principal están el H. Cerda y Naito, el empleado japonés de los Padres. Suben y se encargan de todos los equipajes, mientras nosotras decimos los últimos adioses y dejamos el querido "D'Artagnan" después de haber vivido en él 45 días. Vamos en auto a la estación pero antes hay una larga parada en Aduanas, donde deben registrar los equipajes. 


Yo quedo a la puerta sin salir del coche, contemplando con una turba de gente que va y viene por la concurridísima calle, sin que se oiga más ruido que el que produce el calzado de madera que ellos usan: la gueta. Es un martilleo incesante de pasitos menudos.

Nunca recuerdo haber oído esta notable particularidad del silencio de sus habitantes; quizá por eso me ha llamado más la atención. Los vendedores de periódicos y otros artículos, jamás vocean por las calles; tocan un silbo especial que caracteriza a cada uno y... nada más. 


Las hermanas que vuelven de la Aduana me cuentan que los empleados se han fijado mucho en los libros que traemos, porque inspeccionan rigurosamente cualquier escrito, a fin de que no entre en el Japón doctrina alguna bolchevique.


Ya estamos en la estación del ferrocarril eléctrico que ha de dejarnos en Tokyo. Es un tren de cuatro vagones, muy parecidos en su interior al ferrocarril Urola; va siempre atestado de viajeros. A cada tres minutos hay tren de Yokohama a Tokyo; emplea cuarenta y cinco minutos en el trayecto, y se detiene en cada una de las doce estaciones poco más de sesenta segundos. Por este motivo es de lo más interesante ver la parada en ellas, pues como hay tan poco tiempo, los viajeros que han de apearse, están en pie desde la estación inmediata, y los que montan están alineados junto a la vía para subir al vagón. En el nuestro viene, casi frente a nosotras, una japonesita joven, como de unos veinte años.

2013/04/03

Mensaje de MM Maturana: IGLESIA 2


Margarita María después de contemplar el misterio de la Iglesia, descubre las consecuencias. La primera es personal: ser un digno miembro del cuerpo de la Iglesia. Se siente Iglesia y quiere serlo plenamente. 
La segunda es una contemplación de la humanidad. Descubre que hay muchas personas que no pertenecen a este cuerpo...y esta es la llamada misionera, que vengan, que se asimilen...para formar toda la humanidad, el Cristo total que es la Iglesia.
Le pedimos descubrir esto que es tan importante. YO SOY IGLESIA, y tengo que responder de mi pertenencia a ella,...yo soy responsable y quiero ser "digno cuerpo".
Que descubra también que todos están llamados a poseer este tesoro: Formar parte del CRISTO TOTAL, y que yo no puedo un miembro pasivo, sino colaborar activamente en la MISIÓN de la Iglesia

2013/04/02

Viaje misionero alrededor del mundo: 6- KOBE, JAPÓN



KOBE, JAPÓN
18 septiembre de 1929
El martes, 18, de nuevo al "D'Artagnan". 
Íbamos todas las hermanas de Carolinas con las tres que salieron a recibirnos en Shanghai, Lola y el P. Fáber. En el barco, que ya miramos como cosa nuestra, nos recibieron con cariño.
Dejamos en Shanghai a la M. Auxilio con las dos jóvenes María Itzíar y Teresita. M. María Begoña viene hasta Tokyo con M. María Angela Salaverría, para volver a los ocho días en el mismo "D'Artagnan" y reunirse con ellas en Wuhú...
Un abrazo, dos, cuatro, y suena la campana para abandonar el barco. bajan todos nuestros amigos emocionados y empiezan los saludos de despedida desde el muelle. Tarda un buen rato el D’Artagnan en despegar…

Poco a poco nos alejamos: las personas amigas, cada vez más pequeñas, agitan los pañuelos y los sombreros ¡Adiós, Shanghai, pronto espero verte de nuevo !
El camino entre Shanghai y Yokohama, sobre todo desde la entrada del estrecho de Shimonoseki, es algo fantástico, mucho más que la preciosa entrada de Singapore, que algo se le parece. i Qué islas tan bonitas y tan microscópicas ! Verdaderas macetas en medio del mar, de formas rarísimas, con: arbolado muy bello y pequeñas casitas bañándose en la misma costa. El barco va sorteando probables choques entre peñascos e islas y tiene que evolucionar constantemente a derecha e izquierda. Un aeroplano rapidísimo pasa rozando al "D'Artag¬nan" : va un aviador con el brazo extendido saludándonos .

Llegamos a Kobe, el primer puerto japonés. Aqui los cargadores, aguardan con calma a que el barco fondee. Nadie grita, nadie gesticula, ni siquiera parece que hablan. Los empleados para atar las cuerdas de barco, los vemos llegar montados en bicicleta con vestidos uniformados ; moderados, silenciosos, entendiéndose por gestos, sin el menor alboroto y confusión.
Despacito, van descargando unas gabarras repletas de cajas negras ; y poco a poco, como si el muelle fuese un escaparate, las van colocando abiertas junto a las paredes de los almacenes, de modo que los del buque pueden cómodamente ver toda la magnífica exposición. Hay collares, ropas, esterillas, cortinas, petacas, jarrones, mesitas, rinconeras y preciosos jue¬gos de té con sus estuches, a precios baratísimos. Los marineros del "D'Artagnan" dejan en aquel muelle la mitad de lo que ganan. Gusto da mirar sus compras imaginándose el cariño con que en aquellos momentos recuerdan a su mujer, a sus hijos, para los que llevan recuerdos del más Extremo Oriente.

El P. Fáber sale a enseñar la población a algunas hermanas; las demás nos quedamos en casa, rodeadas de obreros japoneses que han subido al barco para prestar sus servicios.
Sobre la mesita plegable que compré en Marsella tengo la vida de N. S. Jesucristo del P. Vilariño y las meditaciones de Meschler. Los obreros se ponen en cuclillas para examinar a su gusto las patas de la mesa ; luego abren despacito los libros con aire de asombro, y acaban por sentarse en la misma borda, sin agarrarse a nada y de cara a nosotras para contemplarno.

Dejamos a Kobe el 21 a las once de la mañana. iLástima no poder ver la salida del puerto! A pocos pasos de nuestro "D'Artagnan" están ocho barcos de guerra americanos, que me hu biera gustado verlos de cerca. También hay tres grandes transatlánticos que salen tras de nosotros ; toda su tripulación sube cubierta para vernos marchar.
De Kobe a Yokohama trabamos conversación con un señor de Macao, agente de la Compañía Messageries, buen católico y alumno de los HH. de la Doctrina Cristiana.

2013/04/01

Mensaje de MM Maturana: IGLESIA



En esta Pascua la B. Margarita María nos acerca a su experiencia al contemplar el Misterio Pascual y el de la Iglesia. Superando los detalles de la organización, estructura  y elementos de la Iglesia, Margarita María llega a su misterio. Es el aliento, la vida entregada de Jesús, el don de su Espíritu. El es la cabeza y nosotros somos sus miembros, El es la vid y nosotros los sarmientos...Tenemos la misma vida, su vida...poe eso dice: Como crece el concepto de la Iglesia...Así es como la contempla, en su profundo misterio.
Le pedimos tener también nosotros esta misma gracia.