2011/06/29

EUROPA - Quince millones de pobres en Europa pueden pasar hambre

 El Reglamento 562/2011 aprobado por la Comisión Europea el 10 de junio, recorta de un 80% las ayudas alimenticias para los pobres proporcionadas por el Pead (Programa Europeo de Ayuda Alimentaria). Esto significa que alrededor de 15 millones de europeos corren el riesgo de pasar hambre.
La Federación Europea de Bancos de Alimentos (FEBA), hace un llamamiento al Consejo Europeo de Ministros de Agricultura para que lleguen a un acuerdo sobre nuevas formas de financiación. Han adherido a este llamamiento el Consejo Internacional General de San Vicente de Paúl, la Comunidad de Sant' Egidio y el italiano Caritas Italia.
El comunicado recuerda que según las estadísticas europeas, 43 millones de personas están en riesgo de pobreza alimentaria: lo que significa que no pueden permitirse una comida decente cada dos días. La actual crisis financiera, está forzando a algunos países europeos a adoptar medidas drásticas y el número de personas que viven en situación precaria, es cada vez mayor. Tras reiterar que "la comida es la base de la vida y es un derecho humano fundamental", la declaración señala que "esta decisión ha sido tomada no por un problema de financiación, sino sobre una jurídica. La aplicación de esta decisión podría fortalecer la percepción de una Europa tecnocrática que no se preocupa del destino de las personas". (SL) (Agencia Fides 28/06/2011)

¿Qué nos dice esta noticia? ¿Qué podemos hacer? ¿Con qué actitud respondemos: Indiferencia, colaboración...?
¿Percibimos el "tuve hanbre y me distéis de comer" de Jesús de Nazaret?

2011/06/25

Fiesta del Cuerpo de Cristo

La fiesta del Corpus Cristi de gran popularidad y devoción por sus procesiones con la Eucaristía es la que sigue a la S. Trinidad.
Parece que quiere decirnos, no, no estoy lejos en lo alto del cielo para que no me puedas encontrar. Estoy muy cerca de ti en ese pan y vino que te alimentan para seguir el camino, que te consuelan cuando me visitas o cuando estás enfermo...
Maravillas que hace el amor, que ha reunido a tantos cristianos a lo lasgo de la historia y que ha engendrado a tantos santos.
Tantum ergo, himno compuesto por Santo Tomás de Aquino en el año 1264, a petición del Papa Urbano IV para celebrar la institución de la Solemnidad de Corpus Christi. Es parte del himno Pange Lingua, sus dos últimas estrofas. 
Santo Tomás expresa cómo solo a través de la luz de la fe, es que todos nuestros sentidos se pueden postrar ante la Eucaristía. Juan Pablo II, en la homilía del Jueves Santo del 2001 comenta: «En la Eucaristía se ofrecen la salvación y el amor a toda la humanidad. No podemos por menos de quedar fascinados por este misterio". 
Tantum ergo sacramentum
Veneremur cernui:
Et antiquum documentum
Novo cedat ritui:
Praestet fides supplementum
Sensuum defectui.
Genitori, genitoque
Laus et iubilatio,
Salus, honor virtus quoque
Sit et benedictio:
Procedenti ab utroque
Compar sit laudatio. AMEN
Veneremos pues inclinados
tan grande Sacramento
La antigua figura
Ceda el puesto al nuevo rito
la fe supla
a incapacidad de los sentidos
Al Padre y al Hijo
sean dadas alabanzas y júbilo
Salud, honor,
poder y bendición
al que de uno y de otro procede
una gloria igual sea dada.AMEN

2011/06/11

¡VEN ESPÍRITU SANTO!

En Pentecostés celebramos el descenso del Espíritu Santo y el inicio de la actividad de la Iglesia. La fiesta de Pentecostés es uno de los Domingos más importantes del año, después de la Pascua. En el Antiguo Testamento era la fiesta de la cosecha y, después la unieron a la Alianza en el Monte Sinaí, cincuenta días después de la salida de Egipto.

En el calendario cristiano con Pentecostés termina el tiempo pascual de los 50 días. Los cincuenta días pascuales y las fiestas de la Ascensión y Pentecostés, forman una unidad. No son fiestas aisladas de acontecimientos ocurridos en el tiempo, son parte de un solo y único misterio.
Pentecostés es  la conclusión de la cincuentena pascual:  una fiesta de plenitud y no de inicio.

La fiesta de Pentecostés, es el segundo domingo más importante del año litúrgico en donde tenemos la oportunidad de vivir intensamente la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo.

Que el Espíritu nos invada de nuevo con más fuerza, para ser testigos de Jesús en todas las situaciones de nuestra vida. ¡VEN ESPÍRITU SANTO!